¿Por qué tenemos una declaración de creencias?

[Tomado, traducido y adaptado de Mike Reeves, «Why do we have a declaration of belief?», Evangel 26 (2008): 80-83. Disponible en libre acceso en https://biblicalstudies.org.uk/pdf/evangel/26-3_080.pdf]. 

El presente artículo tiene su origen como una ponencia diseñada, especialmente, para ayudar a los estudiantes a lidiar con la importancia de suscribir las Bases Doctrinales de la UCCF… tiene, sin embargo, ¡implicaciones más amplias!

Desde los primeros días de la Iglesia, los cristianos han escrito para sí mismos resúmenes de sus creencias. Algunas pequeñas confesiones de fe resumidas se encuentran en la propia Biblia (por ejemplo, 1 Timoteo 3:16). Después, la Iglesia posapostólica primitiva elaboró declaraciones definitivas de las creencias cristianas esenciales, como el Credo de los Apóstoles y el Credo Niceno, que aún se consideran puntos de referencia de la ortodoxia.

Cientos de años después, los cristianos siguieron produciendo confesiones de su fe: en 1530, la Confesión de Augsburgo de la creencia luterana; en 1562, los Treinta y Nueve Artículos, que definían la fe de la Iglesia de Inglaterra; en 1646, la Confesión de Fe de Westminster; en 1689, la Confesión de Fe Bautista, etc. La Base Doctrinal de la UCCF pertenece a esa larga tradición.

Por qué no nos gustan las confesiones

A pesar de su importancia decisiva en la historia cristiana, las confesiones de fe siempre han sido recibidas con reacciones encontradas. Quizá la razón más popular que se presenta para ello es que pueden leerse como si sustituyeran todo deseo de una vida llena del Espíritu y una relación vital con Dios por una lista desecada de doctrina. Es decir, que reemplazan el Espíritu con la letra, dejando sólo una ortodoxia muerta y aburrida. Sin embargo, entender las confesiones de esa manera es tomar mal la receta del pudín. Las confesiones, como las recetas, son meras descripciones de los ingredientes vitales de la vida cristiana de fe, que no deben confundirse con la realidad misma. Sin embargo, eso no significa que la descripción carezca de importancia: con ingredientes diferentes, el pudin será distinto.

Sin embargo, hay una razón más arraigada y siniestra para nuestra desconfianza hacia las confesiones. Proviene del Jardín del Edén, cuando Adán y Eva se negaron a escuchar lo que Dios había dicho. Desde entonces, la humanidad ha intentado fingir que Dios no nos ha hablado.

Naturalmente, no queremos reconocer que Dios nos ha hablado, porque eso sería admitir nuestra desobediencia a lo que ha dicho; sería confesar que no somos los señores y dioses que a diario pretendemos ser. Una excelente manera de mantener la pretensión es permanecer vagos y negarnos a ser específicos sobre cuestiones de teología. Al sostener que no podemos hacer más que especular en la oscuridad, construimos a nuestro alrededor la suposición protectora de que Dios no nos ha hablado con su luz reveladora. Allí en las sombras, sin ser molestados por la dura luz de la revelación divina, somos libres de crear nuestros dioses a nuestro antojo; podemos crear una religión que no sea más que experiencia reconfortante, moralismo o lo que queramos.

La historia da amplio testimonio de esta tendencia natural nuestra. En la Inglaterra del siglo XVII, por ejemplo, un grupo de teólogos llamados latitudinarios, cansados de los interminables debates teológicos que había provocado la Reforma, buscaban un cristianismo despojado de la mayor parte de su doctrina. La propia «doctrina» se convirtió en una mala palabra. Para ellos, el cristianismo era esencialmente moral, y cuanta menos doctrina tuviera, más gente podría estar de acuerdo y unirse. (El argumento tenía razón: la gente se uniría. El problema era que se unirían en torno a normas de comportamiento, no en torno a Cristo).

En muchos sentidos, los latitudinarios fueron los heraldos del escepticismo ilustrado del siglo XVIII hacia toda doctrina, personificado por Edward Gibbon. En su monumental Decline and Fall of the Roman Empire, Gibbon considera con desesperación que las disputas doctrinales de la Iglesia posapostólica no eran más que discusiones irrelevantes. La controversia arriana, por ejemplo, sobre si Cristo es realmente Dios (‘homoousios’ -de la misma naturaleza- con el Padre) o simplemente una criatura exaltada (‘homoiousios’ -de naturaleza similar- con el Padre), la descartó en una línea: «la diferencia entre la Homoousion y la Homoiousion es casi invisible para el ojo teológico más amable».1 Para Gibbon, era un debate inmaterial sobre una sola letra ‘i’. Sin embargo, la controversia era sobre si Cristo es Dios, si debe ser adorado o no. Había más que un mundo de diferencia entre los dos bandos: uno veía a Cristo como Creador, el otro lo veía como nada más que un ser creado. La despreocupada indiferencia de Gibbon hacia la doctrina bien podría argumentar que la diferencia entre el cristianismo y el islam es meramente numérica: uno (Alá) o tres (Padre, Hijo, Espíritu).

En el siglo XIX se alcanzaron nuevas cotas de vaguedad, especialmente por parte del príncipe del alto liberalismo alemán, Adolf von Harnack. Habiendo eliminado toda confianza en la realidad de la revelación objetiva de Dios, Harnack propugnó un cristianismo doctrinalmente despojado que implicaba poco más que la paternidad universal de Dios y la fraternidad universal del hombre.

En una confesión: reconocemos que Dios ha hablado

Con nuestras inclinaciones naturales y gran parte de la corriente principal de la historia intelectual occidental en contra, no es de extrañar que la confesión de fe se haya convertido en una ofensa impensable. Detallar especificidades de lo que Dios ha revelado, tratándolos como verdades objetivas y no como meros sentimientos subjetivos, afecta al nervio mismo de la cultura moderna. Sin embargo, esa es precisamente la intención de una confesión. Una confesión de fe, como las Bases Doctrinales, es un rechazo a la pretensión de que Dios no nos ha hablado. En una confesión confesamos que Dios ha hablado, y ha hablado clara y específicamente. Así nos humillamos, admitiendo que no somos, como quisiéramos, los árbitros finales de la verdad, sino que la verdad absoluta y no negociable nos ha sido dada. La confesión es nuestro acto de respuesta obediente a lo que Dios ha dicho. Es un reconocimiento de que Dios es Dios, y de que nosotros no somos quienes deciden la verdad.

Este es especialmente el caso cuando una confesión articula algo que de otro modo no creeríamos, algo contracultural y por tanto controvertido. Entonces podemos estar seguros de que lo que estamos confesando no es una verdad inventada por nosotros. También podría indicar la importancia de la doctrina que se confiesa. J. Gresham Machen escribió una vez:

En la esfera de la religión, como en otras esferas, las cosas sobre las que los hombres están de acuerdo tienden a ser las cosas que menos vale la pena sostener; las cosas realmente importantes son las cosas sobre las que los hombres lucharán’.2

No podría ser de otro modo para el cristianismo, dado que lo esencial de la creencia cristiana no son sentimientos sobre los que podamos discrepar alegremente, sino cuestiones de verdad objetiva e histórica.

Cuando el mundo se encuentra con una confesión de fe cristiana, es totalmente incapaz de comprender lo que ve, porque en una confesión se enfrenta a un testimonio de una revelación divina de más allá de este mundo. Como tal, el mundo ve la confesión sólo como un carcelero tiránico para la mente humana, constriñendo el pensamiento con su dictado de lo que es verdadero y lo que es falso. Tal es la única conclusión posible para una mente que busca libertad de la palabra de Dios. Sin embargo, si es cierta la afirmación evangélica de que la libertad sólo puede hallarse a través de la palabra de Dios, entonces, lejos de ser una carcelera, la confesión es testimonio de un Libertador. Siendo testigo de la palabra de Dios que da libertad, la confesión cristiana existe para ayudar a la verdadera obra del Espíritu.

Llegados a este punto, debemos evitar dos confusiones. En primer lugar, una confesión no es una extensión de la Escritura, como si fuera la propia palabra de Dios. Es una respuesta humana a la palabra de Dios, un reconocimiento de que Él ha hablado. Como tal, una confesión debe ser creída sólo en la medida en que sea fiel a la Escritura. Pero, en la medida en que confiesa con exactitud la verdad de la Escritura, debe ser aceptada de todo corazón como una confesión de la propia verdad de Dios.

En segundo lugar, ninguna confesión tiene la ambición de presentar en sí misma todo el consejo de Dios o el compás completo de todo lo que creen sus confesores. Como respuesta a la Palabra de Dios, la confesión existe para señalar y servir de guía a toda la verdad que se encuentra en las Escrituras. La confesión, por su propia naturaleza, apunta más allá de sí misma. Por lo tanto, pensar que una confesión limitará el crecimiento en el conocimiento de Dios y su evangelio es simplemente malinterpretar la intención de una confesión. Las confesiones no son jaulas doctrinales autosuficientes, sino guías, testigos y redes de seguridad.

En concreto, las confesiones pretenden exponer las creencias que todos los implicados deben tener. Guardan silencio sobre asuntos que son de importancia secundaria, o que no son relevantes para su propia confesión particular. Así, por ejemplo, para la Confesión de Fe Bautista es necesario mencionar el modo y los sujetos del bautismo. Para otras confesiones, tales detalles normalmente no serían necesarios. Mediante esta selección, las confesiones pueden promover «la unidad en lo esencial, la libertad en lo no esencial y la caridad en todas las cosas».3

En una confesión: nos unimos bajo el evangelio

Tras reconocer que Dios ha hablado clara y específicamente, lo siguiente que hace una confesión es vincular nuestra lealtad a lo que Dios ha dicho. John Webster, profesor de Teología Sistemática en la Universidad de Aberdeen, lo expresa así:

Un credo o fórmula confesional es una indicación pública y vinculante del evangelio que se expone ante nosotros en el testimonio bíblico, mediante la cual la iglesia afirma su lealtad a Dios, repudia la falsedad por la que la iglesia se ve amenazada y se reúne en torno al juicio y el consuelo del evangelio.4

Así, una confesión es más que un intento de respuesta obediente a la palabra de Dios; es un intento de asegurar una respuesta obediente continua. Las confesiones escritas surgen de la conciencia de que somos personas volubles. Nos apartamos naturalmente de lo que Dios ha dicho para seguir los cantos de sirena de nuestra imaginación y nuestra cultura. Por tanto, si queremos permanecer fieles al Evangelio, debemos atarnos a él. Este es el siguiente propósito de una confesión, sujetar a sus confesores al Evangelio para que sigan confesándolo y no se sientan movidos, sin darse cuenta, a empezar a confesar otra cosa. Al comprometernos con una confesión, clavamos nuestros colores a su mástil, y así nos definimos públicamente por esa lealtad. Si no lo hubiéramos hecho, sería mucho más fácil cambiar de lealtad sin darnos cuenta. Sin embargo, una vez que nos hemos atado a una confesión, es mucho más difícil cambiar de opinión sobre las cuestiones fundamentales de la confesión, porque sabemos que debe implicar un verdadero cambio de identidad.

Esta protección se ve reforzada por el hecho de que la confesión no sólo nos une al Evangelio, sino también a los demás confesores. El acto de confesión no es sólo un acto público; es un acto colectivo. Nos confesamos juntos (con- es un prefijo latino que significa «juntos»). Así nos encontramos unidos en comunión bajo el Evangelio. A través de la confesión, el Evangelio se convierte en nuestro terreno común y nuestra visión compartida.

En una confesión, nosotros: tomamos partido

Una vez que hemos adoptado una confesión como manifiesto de nuestra lealtad, descubrimos que empieza a dar forma a nuestra perspectiva. No sólo nos muestra dónde podemos caer en la tentación de abandonar el Evangelio o comprometerlo, sino también dónde debemos actuar y qué debemos proclamar. Ordena nuestros valores y prioridades.

Pero, sobre todo, nos introduce en el poderoso conflicto entre el Evangelio y todo lo que se le opone, tanto dentro como fuera de nosotros. John Webster de nuevo:

Puesto que la confesión es una atestación pública, es inseparable del conflicto y la aflicción. Recitar el credo es rebelarse contra el mundo y contra la Iglesia en la medida en que aún no ha dejado atrás el mundo. La confesión pública desafía poniendo toda la vida de la Iglesia y del mundo bajo el juicio del Evangelio. Por lo tanto, implica una negación de la falsedad y una afirmación alegre y valiente de la verdad. Una confesión que no haga esto -que no sea peligrosa, que no se aventure a contradecir- no es una confesión que merezca la pena, sino simplemente un inventario doméstico de actitudes cristianas. La verdadera confesión está ligada al martirio: ambos son testimonio y atestación de la verdad que suscita conflicto y represión. 5

Dado el extraordinario retroceso doctrinal de la iglesia ante una cultura cada vez más agresiva, parecería que ahora, más que nunca, necesitamos confesiones. Específicamente, si el pueblo de Dios ha de permanecer leal a lo que Dios ha dicho, necesitamos confesiones que se atrevan a tomar una posición. Por lo tanto, una verdadera confesión, si ha de reconocer algo como la verdad con alguna autenticidad, debe reconocer algo como la falsedad. Dietrich Bonhoeffer escribió una vez que «el concepto de herejía pertenece necesaria e irrevocablemente al concepto de una confesión de credo».6 Debe ser así, porque cuando la noción de herejía parece anacrónica, también debe serlo la noción de verdad.

Esto nos lleva a ver que las confesiones de fe nunca son neutrales o abstractas. Se refieren a situaciones concretas, abordan cuestiones particulares, de tal manera que la lealtad a ellas debe implicar un rechazo activo de las herejías que condenan. Por eso no es posible que los cristianos de hoy se limiten a confesar el Credo de los Apóstoles o el de Nicea. Incluso ellos respondían a cuestiones teológicas de la época. El Credo Niceno del siglo IV, por ejemplo, respondía específicamente a la herejía arriana antes mencionada. Esto no quiere decir que los antiguos credos ya no tengan ninguna validez. Mantienen toda su validez. Sin embargo, no se puede simplemente dar marcha atrás en el tiempo. Desde entonces han surgido nuevos problemas y errores teológicos, que requieren nuevas confesiones que los aborden.

La Base Doctrinal de la UCCF es una confesión para hoy, que anuncia la mera ortodoxia cristiana a nuestra generación. No pretende estrechar los límites para definir cuestiones polémicas como la elección, el bautismo, la escatología, etc. Más bien, al igual que el Credo Niceno se centraba en una visión correcta de la persona de Cristo, las Bases Doctrinales se centran, entre otras cosas, en una visión correcta de la obra de Cristo en la cruz y en la autoridad de su palabra, las Escrituras, doctrinas que están especialmente amenazadas en la actualidad.

Integridad cristiana

La función normal de una confesión de fe no es definir expectativas de comportamiento. Una confesión es, después de todo, un testimonio de la fe, no un testimonio de nuestra respuesta. Para una época que considera la doctrina como una sutileza cerebral, esto inevitablemente hace que la confesión parezca algo irrelevante para la «vida real». Sin embargo, la existencia misma de la confesión atestigua que aquí hay una verdad que exige una respuesta. Por tanto, una confesión exige que tengamos la integridad de responder adecuadamente a la verdad que se confiesa. De este modo, la doctrina se convierte en algo profundamente formador de vida. Por ejemplo, confesar con integridad que Jesús es el Señor, y que el Espíritu obra en nosotros para hacernos semejantes a Cristo, significa rechazar el pecado y alterar todos los aspectos de nuestra vida.

Al exigirnos tal integridad, las confesiones nos prohíben ser nominales en nuestro asentimiento. Por lo tanto, firmar la Base Doctrinal pero luego ignorar sus doctrinas y sus implicaciones es un simple engaño. Por ejemplo, si un orador aprobara o se entregara a la actividad sexual fuera del matrimonio, eso violaría la afirmación de la BD de que la Biblia es la autoridad suprema en todos los asuntos de creencia y comportamiento, ya que la Biblia es clara en ese asunto. Del mismo modo, si un orador no mencionara sistemáticamente la ira de Dios y su justa condena de la humanidad pecadora, estaría incumpliendo lo que la BD describe como una verdad fundamental del cristianismo. Esta delimitación de la enseñanza y la práctica funciona igualmente con lo que la BD no enseña. Por ejemplo, un orador puede creer firmemente en una interpretación particular del alcance de la expiación; sin embargo, si insistiera en que esa interpretación es esencial para todos los miembros de la Comunidad, estaría violando la DB tanto como los demás.

En resumen, la BD, como confesión, nos lleva, en cuerpo y alma, a la obediencia a la palabra de Dios. A través de ella rechazamos nuestro rechazo natural a la revelación; somos guiados a conocer el evangelio con una claridad cada vez mayor; nos aliamos con el evangelio y encontramos unidad; desafiamos y negamos lo que se opone; damos forma a nuestras vidas, pensamientos, ministerios y enseñanzas. Dios ha hablado. Lo confesamos. Sólo a Él sea la gloria.

Notas

Mike Reeves es asesor teológico de la UCCF, antes de lo cual fue ministro asistente en la iglesia All Souls, LanghamPlace, de Londres.

1 Gibbon, E., The Decline and Fall of the Roman Empire (Nueva York: Random House), vol. 1, cap. xxi, n.155.

2 Machen, J. G., Cristianismo y liberalismo (Grand Rapids, MI: Eerdmans, 1923), 1-2.

3 Suele atribuirse a Agustín, pero en realidad probablemente fue escrito por Peter Meiderlin, un teólogo luterano del siglo XVII. Juan Calvino escribió sobre esta distinción entre doctrinas de importancia primaria y secundaria: «Porque no todos los artículos de la verdadera doctrina son de la misma clase. Algunos son tan necesarios de conocer que deben ser ciertos e incuestionados por todos los hombres como principios propios de la religión. Tales son: Dios es uno, Cristo es Dios y el Hijo de Dios; nuestra salvación descansa en la misericordia de Dios; y cosas semejantes. Entre las iglesias hay otros artículos de doctrina disputados que aún no rompen la unidad de la fe. Supongamos que una iglesia cree -a falta de contención desenfrenada y terquedad de opinión- que las almas al abandonar los cuerpos vuelan al cielo; mientras que otra, sin atreverse a definir el lugar, está convencida sin embargo de que viven para el Señor. ¿Qué iglesias estarían en desacuerdo en este punto? He aquí las palabras del apóstol: «Así que, todos los que somos perfectos, tengamos los mismos sentimientos; y si en algo discrepáis, Dios os lo revelará también» [Fil. 3:15]. ¿No indica esto suficientemente que una diferencia de opinión sobre estas cuestiones no esenciales no debe ser en modo alguno la base del cisma entre los cristianos? Ante todo, deberíamos estar de acuerdo en todos los puntos. Pero como todos los hombres están un tanto nublados por la ignorancia, o bien no debemos dejar que quede ninguna iglesia, o bien debemos consentir el engaño en aquellos asuntos que pueden ser desconocidos sin daño para la suma de la religión y sin pérdida de la salvación. Pero aquí no apoyaría ni siquiera los errores más leves con el pensamiento de fomentarlos mediante la adulación y la connivencia. Pero digo que no debemos abandonar irreflexivamente la Iglesia a causa de pequeñas disensiones» (Calvino, Instituciones, IV.i.12).

4 Webster, J., ‘Confession and Confessions’ en Nicene Christian- ity: The Future for a New Ecumenism, ed. C. R. Seitz (Grand Rapids, MI:Brazos, 2001). C. R. Seitz (Grand Rapids, MI: Brazos, 2001). 123.

5 Webster, 124.

6 Bonhoeffer, D., Cristología (Londres: Collins, 1978). 75.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s