5 Consejos para Sobrevivir a tu Lista de Lecturas del Seminario

[Tomado y traducido de «5 Tips to Salvage Your Seminary Reading List». Disponible en aquí. ]

Por lo general, cuando los estudiantes del seminario comienzan su viaje de educación teológica, anticipan escribir muchos trabajos, escuchar largas conferencias y profundizar en temas nuevos y profundos que tal vez no hayan explorado antes.

No suelen tener en cuenta el tiempo que dedican a la lectura, ni que la forma en que leen puede influir en su experiencia.

«En mi primer año de educación post-secundaria en una escuela bíblica de un año», dice Danny Zacharias, «cometí el error de sumergirme en los libros de la misma manera de siempre. Esto me dio los mismos resultados de siempre: Olvidaba lo que leía, no tenía notas y a menudo tenía que releer».

Por eso, en Surviving and Thriving in Seminary: An Academic and Spiritual Handbook, el libro del que Zacharias es coautor junto con Benjamin K. Forrest, los autores incluyen una sección sobre la mejora de las habilidades de lectura, que creen que ayudará a los estudiantes del seminario no sólo a sobrevivir, sino a triunfar en el seminario.

He aquí sus cinco excelentes consejos.

1. Lea para aprender, no para entretenerse.

En el seminario, tendrás que leer de forma diferente a como lo haces cuando lees por entretenimiento. Algunos de ustedes ya habrán aprendido esto en sus estudios universitarios, pero a otros les parecerá extraño pensar que hay diferentes tipos de lectura.

Cuando estás estudiando, no deberías leer de la misma manera que acabas de leer tu última novela cautivadora. Lees una novela acurrucado en tu sofá con una manta y una bebida caliente. La lees de principio a fin. Lees por puro placer y entretenimiento.

Aunque (con suerte) disfrutes aprendiendo, leer para aprender es diferente a leer para entretenerse. Se trata de un ejercicio activo destinado a la extracción de información. Yo (Danny) tuve una vez un profesor que llamaba a todos sus libros «amigos» con los que conversaba. Esta analogía se me ha quedado grabada. Animo a los alumnos a que consideren a los autores de sus libros de texto y ensayos como profesores porque, al fin y al cabo, les van a enseñar algo. Y hay algunas cosas de estos profesores de texto que son incluso mejores que los profesores de carne y hueso:

  • (normalmente) se apegan al tema
  • No dejan que los demás interrumpan su línea de pensamiento.
  • Puedes retrasar y adelantar su discusión. Puedes ponerlos en pausa, volver a escuchar una vez más lo que han dicho, e incluso comprobar primero el final.

Al abrir uno de estos nuevos «maestros», acude con el propósito de entender sus argumentos e información, no para entretenerte.

2. Evalúa lo que lees, antes de leerlo.

Como no todo lo que te encuentras merece la pena ser leído, tienes que ser capaz de decidir si le dedicas tiempo. Por ejemplo, los libros de texto que te asignen debes leerlos detenidamente en el orden que te sugiera tu profesor, porque al elegir ese libro de texto, te están diciendo que han elegido ese libro como co-profesor del curso.

Sin embargo, leer para una tarea es diferente. En estos casos, tienes que hacer una evaluación rápida para decidir si debes leer algo, y si es así, con qué profundidad debes hacerlo. Tanto si se trata de un libro como de un artículo, tómate tu tiempo para saber de qué trata; de lo contrario, acabarás perdiendo el tiempo leyéndolo sólo para saber que no deberías haberte molestado.

Una vez hecho esto, es el momento de decidir si merece la pena seguir leyendo. Teniendo en cuenta el tema, decide si:

  • No merece la pena dedicarle más tiempo, porque no se refiere a su tema.
  • Merece la pena dedicarle un poco más de tiempo porque tiene cierta relación con el tema. Decide cuánto tiempo, y dedícalo a intentar comprender las líneas generales de lo que el autor intenta convencerte y los puntos que te llevan a esta conclusión
  • Merece la pena una lectura completa de principio a fin. Esta es una decisión importante, porque la lectura requiere tiempo, y hay que guardarlo celosamente. Si hay algo que se ajusta al tema, lee bien el libro. Pero recuerde que cuando estás investigando para un ensayo, hay muy pocos libros que merecen una lectura completa de principio a fin.

3. Lee para extraer información.

Si has decidido leer algo, ¡no te acurruques en el sofá! Siéntate mientras lees y ten cerca pluma y papel o tu laptop para tomar notas. Estás leyendo para obtener información, así que tu trabajo consiste en extraer esa información.

Aquí tienes un sencillo consejo para aumentar tu velocidad de lectura: utiliza un bolígrafo o tu dedo para ir hacia delante y hacia atrás en la página. Ese puntero te obliga a mantener un buen ritmo. Créenos, ¡funciona!

Si no tomas notas mientras lees, no lo estás haciendo bien. Las notas son un sistema mental para refrescar tu memoria y recordar lo que lees.

Debido a que la mayor parte de mi lectura (la de Danny) se realiza electrónicamente dentro del software bíblico Logos, utilizo las opciones de resaltado y toma de notas dentro de Logos. Trato de minimizar la cantidad de veces que hago una pausa mientras leo; subrayo rápidamente y presiono hacia adelante. Después de cada capítulo, escribo un resumen del mismo y lo coloco en mi gestor de referencias. Cuando termino de leer el libro, reviso tanto los resúmenes como los resaltados y tomo notas en las partes resaltadas si es necesario.

El proceso para un libro físico es similar, salvo que en lugar de subrayar, hago un simple punto o corchete en el margen con un lápiz. Así, al final de la lectura, concluyo escribiendo las notas y citas pertinentes y luego las coloco en mi gestor de referencias.

Si esto parece mucho trabajo, ¡lo es! Esto es parte de nuestro objetivo. Como es mucho trabajo, no te agobies leyendo cada palabra o volviendo a leer el último párrafo por tercera vez. En lugar de eso, sigue adelante: tienes mucho trabajo por delante y tienes que ponerte en marcha.

El objetivo de tomar notas es que entiendas lo que estás leyendo y seas capaz de recordarlo más tarde. En 30 segundos deberías ser capaz de describir el propósito de lo que acabas de leer. ¿Cuáles son los puntos principales y qué conclusión se ha sacado? Para cada artículo, ensayo, capítulo de libro y libro que leas, puede ser útil escribir un párrafo de resumen del mismo para ti. Si puedes hacerlo, estás leyendo con entendimiento.

4. No hagas varias cosas a la vez.

La lectura requiere tu atención. Esto puede parecer obvio, pero tendrás la tentación de intentar ver algo simultáneamente en tu laptop, escuchar música, mantener una conversación por mensajes de texto con un amigo o vigilar a tus hijos. Esto no funcionará bien (y lo sabes). Así que no te engañes diciendo que eres multifuncional.

Salvo que combines una actividad muy habitual y mundana como caminar mientras escuchas un podcast, o comer y leer el periódico, la multitarea es un mito.[1] Todo lo que estás haciendo en realidad es cambiar rápidamente de tarea. Esto hace que te concentres menos en las tareas que tienes entre manos y reduce tu atención

En lugar de interrumpirte con la excusa de la multitarea, pon música, pero que sea instrumental. Apaga tu servicio de mensajería. Cierra el correo electrónico. Y sitúate en un lugar donde no te interrumpan. Dedica tu atención a lo que realmente estás haciendo.

5. Lee con el objetivo de crecer.

Puede que lleves leyendo y escribiendo desde muy pequeño, pero ahora estás en un mundo completamente nuevo. Te encontrarás con palabras que nunca habías visto antes, y habrá momentos en los que leerás una página una y otra vez porque simplemente no la estás entendiendo.

No pasa nada.

Estás entrando en un nuevo campo de estudio, y tanto tu profesor como los escritores que lees han pasado por el mismo proceso. Estos momentos incómodos de crecimiento en tus habilidades de lectura y escritura son como un gimnasio mental. Con agallas y determinación, el proceso será un tiempo de crecimiento para ti.


[1] Christine Rosen, “The Myth of Multitasking,” thenewatlantis.com/publications/the-myth-of-multitasking.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s